La discreta elegancia de Givenchy

Recordar la visita a Givenchy es revivir un glamour apabullante pero la vez discreto. Es un poco de extravagancia, pero toda de negro. Es una elegancia que no ostenta ni daña la retina, sino que simplemente se deja ver.

jplvmh_givenchy_tarjeta

Con el golden ticket de la moda, a punto de entrar a Givenchy

Al cabo de diez minutos de dejar la Casa Dior, llegamos a pie con el Dream Team a la Casa Givenchy. Un gran entusiasmo recorría nuestro espíritu después de la experiencia magnífica que acabábamos de vivir. Ese momento no se iba a detener ahora.

Si bien no nos aseguramos con una reservación para la visita (no por falta de ganas, sino por lo rápido que volaron las inscripciones en línea), el hecho de ver a sólo tres muchachas en la fila nos dio la confianza suficiente para seguir nuestra misión de moda.

En menos de una hora de espera nos hicimos del cartón maravilloso que indicaba que nuestro acceso comenzaría a las 12h30. Subir unas escaleras, esperar de pie en el hall donde nos recibía un inmenso retrato en blanco y negro de un hombre guapo… Todo tuvo más sentido cuando nuestra guía, una pulcra y teatral mujer toda vestida de negro, nos dijo que el de la imagen no era otro que Hubert de Givenchy de joven. Fue el actual director creativo de la Casa, Riccardo Tisci, quien encontró esa fotografía en uno de sus viajes e hizo las gestiones para tenerla en la emblemática boutique de la avenida George V.

De pequeña talla y de apariencia rigurosa, nuestra guía nos especificaba al inicio de nuestro paseo de media hora de duración que no estaban permitidas las fotos, como en el caso de Dior. Luego de esa directiva, continuó una bienvenida magistral a una emblemática casa de alta costura. En el ambiente se sentía que la escalera circular con rejas negras y rodeada por muros blancos que subíamos estaba impregnada de historias de desfiles antiguos.

Hicimos un alto en el hall, donde pudimos apreciar por unos minutos la exquisita arquitectura para comenzar en serio el recorrido con un mini video del último desfile de Tisci proyectado sobre lo que aparentaba ser unos espejos en un pequeño salón al que ingresamos casi a oscuras (lo que aceleraba mis ganas de ver todo lo que había en ese lugar).

Nuestro siguiente punto fue una conversación sin palabras con Riccardo Tisci, a quien nunca vimos. En su lugar, puso tres vestidos negros que giraban sobre su eje mientras en el fondo se escuchaba el Ave María (la sincronización de ese instante fue mágica). Tenía frente a mis ojos 3 trajes fastuosos, que develaban horas de trabajo inacabables y una atención a los detalles que rondaba con la obsesión por la perfección.

givenchy_oficial3

© Givenchy #JPLVMH 2016

givenchy_oficial2

© Givenchy #JPLVMH 2016. Por cierto, en este salón descubrieron el techo antiguo original y lo tenían a la vista

El primer vestido de la izquierda tenía un bolero hecho con un sin número de piezas en fieltro que lucía elegantísimo sobre una falda con una estructura singular. El de en medio, era una mezcla de terciopelo en la parte superior con una caída en organza de seda, fruto del ensamblaje de esa especie de elaboradas esferas. Su cinturón con incrustaciones en forma de dientes de tiburón, fue la cereza que completó la tenida. El último resaltaba por su transparencia a mitad de la falda y por la redondez de su figura entre la cintura y la cadera, sin dejar de lado su trabajada cola.

Estos tres vestidos escogidos por Tisci fueron presentados por la dama y por un invitado muy especial: Monsieur Richard, el director técnido de Givenchy, quien lleva 15 años en la Casa. Fue él quien tomó las riendas para llevarnos al siguiente salón donde se encontraban tres trabajadoras. La de la derecha se encargaba de cortar la tela. La segunda, de cabellos oscuros, era la responsable de crear un encaje único haciendo un patrón a manera de collage de otros tejidos junto a otra mujer de origen asiático que no aparece en esta foto. Una mariposa por aquí. Corte. Una flor por acá. Corte. Fue esta segunda mujer quien se mostró calurosa en todo momento, y con la confianza y seguridad que da la experiencia nos relató con total naturalidad sus labores del día a día. Fue también ella quien nos confesó del amor de Tisci por la calaveras.

givenchy_oficial

© Givenchy #JPLVMH 2016

Nuestro último paso fue hacia el salón contiguo, donde se encontraba  una rubia que no veía lo que bordaba porque todo lo hacía al revés. En ese momento se encargaba de darle forma a una estrella, pero solamente veía los resultados cuando la volteaba. El resto del tiempo se fiaba del instinto de sus manos que conocían de memoria lo que querían obtener.

Antes de despedir la visita, Monsieur Richard sació mi curiosidad sobre qué era lo que se hacía con los vestidos que creaban para los desfiles. Él me contestó que luego de lucirse en la pasarela iban directo al museo que tienen en la Casa, que esos no los vendían pues eran  una especie de muestrario de su trabajo. En ese momento se me iluminaron los ojos por seguir descubriendo más de Givenchy, pero el tiempo se terminó. Volvimos al hall de la escalera maravillosa, descendimos sus escalones y recibimos un librito sobre las historias de los oficios de LV.

Satisfechos con la visita, el Dream Team se despidió también en ese momento. Fabienne y su madre tenían que darle el encuentro a su esposo para iniciar ahora sí las celebraciones por su cumpleaños. Por su parte, Joey iba a reponerse con una siesta luego de haberse levantado súper temprano para hacer guardia desde las 7am frente a la Casa Dior.

En mi caso, yo quería más luego de escuchar que le habían dicho a Joey que hoy iba a ser el día más tranquilo de las visitas #JPLVMH, porque se esperaba un loquerío para el sábado y domingo. Por ahí, en las conversas con el Dream Team se deslizó el nombre de Berluti, de su gran calidad en el calzado hecho a medida y de su tradición italiana. Lo cual fue motivación suficiente para embarcarme en su búsqueda y descubrimiento (felizmente quedaba cerca).

Finalmente, comparto el video que Givenchy colgó en su cuenta Instagram para que hechen un vistazo de cómo se vivió ese día: https://www.instagram.com/p/BFrIsZvLth3/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s